Colombia busca autorizar el uso del cannabis en la industria de alimentos

Ya hay un proyecto de ley que busca permitir el uso industrial y nutricional de la semilla y la planta del cáñamo (variante no psicoativa) en el país. Entre los sectores que podrían aprovechar la planta están el textil, construcción y biocombustibles.

El senador, Luis Fernando Velasco, busca que el país dé un paso más en la regulación del cannabis, esta vez desde el uso industrial y nutricional del cáñamo (variante no psicoativa de la planta), pues los avances de Colombia se han dado en materia medicinal y científica, detalla un proyecto de ley del congresista.

Sobre el aprovechamiento del cáñamo se expone en el proyecto que para la fabricación, adquisición a cualquier título, importación, exportación, almacenamiento, transporte, comercialización, distribución, uso y posesión de derivados industriales y nutricionales de las semillas y de la planta de cáñamo o de cualquiera de sus partes, “no será necesario el otorgamiento de licencia específica, bastando únicamente con el cumplimiento de las exigencias contenidas en la normativa vigente para cada tipo de derivado industrial o nutricional”.

Hay que recordar que la Ley 1787 de 2016 fue un avance importante en materia de regulación del cannabis y sus usos médicos y científicos en el país, pues entre otras cosas, diferencia entre el cannabis psicoactivo y no psicoactivo, estableciendo como límite químico que la planta posea un contenido mayor al 1% de la sustancia psicoactiva del THC.

Si bien esta diferenciación es útil para efectos de regular los diferentes usos de la planta en el campo médico y científico, dejó una zona gris por cuenta de la no definición del cáñamo, que tiene como principal característica al tener un contenido de THC inferior al 0,3% en peso seco”, dice Velasco en el proyecto al agregar que entre las propiedades del cáñamo está el uso en sectores como textil, de construcción, alimentos o biocombustibles.

El proyecto agrega que es importante reglamentar el uso del cáñamo porque la regulación existente no establece de manera taxativa el uso industrial o alimenticio de la variedad de la planta mención, “lo cual constituye otro obstáculo para el desarrollo de esta industria en Colombia”.

El cáñamo, por su bajo contenido de THC, “debe ser considerada no como una planta psicoactiva sino como un producto agrícola de cuyos múltiples usos puede beneficiarse el ser humano”. El proyecto agrega que la planta tiene más de 25.000 productos industriales derivados.

Sus semillas “debido a su alto contenido nutricional pueden ser usadas para la elaboración de una amplia gama de productos alimenticios como suplementos, cerveza, harinas, leche y alimentos para animales”. El tallo puede aprovecharse para la fabricación de fibras de alta calidad que son útiles en la industria textil o automotriz, por mencionar algunos ejemplos. En el caso de las hojas, sus flores y raíz sus usos son médicos y pueden ser útiles como abono.

Un estudio de Fedesarrollo proyectó un potencial en generación de empleo para la industria de cannabis medicinal de 41.748 empleos para 2030, de los cuales 26.968 serían agrícolas, expone el proyecto.

Por último, detalla la iniciativa que la regulación de la planta de cáñamo “es una oportunidad para avanzar en la dirección de erradicar de los territorios la violencia proveniente del narcotráfico y los cultivos ilícitos, pues al tratarse de una variante no psicoactiva del cannabis, no puede ser aprovechada por las economías ilegales que no ven en ella ningún interés de tipo económico”.

 

FUENTE: https://forbes-co.cdn.ampproject.org/c/s/forbes.co/2021/03/30/negocios/colombia-busca-autorizar-el-uso-del-cannabis-en-la-industria-de-alimentos/amp/